ddg

Respaldo de blog ddg

Políticos a la mierda

politicos
Iba a poner este otro título: “El descrédito de la clase política” pero me pareció demasiado light. Demasiado formal para reflejar el fastidio que nos producen sus apariciones en la tele, sus declaraciones, sus discursos, su sola presencia.
Me encuentro hoy en Facebook con esta cadena:

Conjugación del verbo votar: Yo voto, Tu ganas, El pierde, Nosotros nos jodemos, Vosotros os forráis, Ellos se van al paro. PON ESTO EN TU MURO SI ESTAS DE ACUERDO EN Q LOS POLITICOS SON TODOS UNOS CHORIZOS

Otra expresión más de este hartazgo, que lleva camino de convertirse en peligroso tópico. Peligroso porque la palabra sustituye a la acción. Nombrar las cosas es una forma de apoderarnos de ellas, y esta colección de críticas, burlas, insultos y demás ingeniosidades se convierten en realidad que nos blinda frente|contra la verdadera realidad.
Y aunque el movimiento de los indignados ha contagiado activamente a centenares de miles de personas de manera puntual, la vida sigue su curso sin que se articule de forma masiva, continuada y fuerte una protesta contra la clase política, al nivel de la contundencia verbal que ya nos resulta habitual. Por la boca muere el pez, de ahí que los políticos sigan encerrados en sus círculos de poder sin dar señales de verdadera preocupación.

El descrédito de la clase política se debe a varios factores:
1. El auge del discurso económico, que empequeñece al político. Ejemplo de ayer: un Obama patético aferrándose a que EEUU es un país muy grande ante el recorte en la calificación de S&P que generó una caída de un 5% en la Bolsa de Nueva York. La economía manda muy por encima de la política, y la gente percibe esta debilidad. Políticos, estos ineptos.
2. La desactualización de los políticos, una profesión|vocación para la que no se exige currículum en una sociedad cada vez más competitiva. Zapatero predica la alianza de las civilizaciones y no sabe hablar inglés. Los políticos medran en sus partidos a base de fidelidades, muchas veces personales, de cainismos. No se les exige formación ni se contempla el reciclaje permanente.
3. La pérdida de carisma mediático. Rajoy y Rbcb no entusiasman entre otras cosas porque son feos, y disculpen ustedes la frivolidad. Pero en una sociedad de la imagen algún tipo de atractivo físico es condición para triunfar en actividades públicas. Dejando aparte manifestaciones como las de Maribel Verdú (“a mí quien me pone en Rubalcaba”), un repaso a los líderes actuales confirma este aserto: cuando menos, Cameron, Sarkozy, Obama, Berlusconi, Putin… son elegantes, cachas o van de algo parecido (ser multimillonario, que sigue resultando erótico para mucha gente). Los tiempos de Pujol, por ejemplo, han pasado a la historia. El caso de Merkel es una excepción, que solo Alemania se puede permitir.
4. La falta de autoridad para abordar la corrupción cuando se destapa en el propio partido. A Clinton se le perdonó una conducta impropia, pero los votantes no son tan comprensivos ante escándalos de enriquecimientos ilegítimos, tráfico de influencias y demás prácticas abusivas, sobre todo si les afecta directamente. Los casos de Camps y Fabra son la excepción.
5. El aburrimiento que generan. Los espectadores (iba a escribir los ciudadanos, este eufemismo tan del gusto de los políticos cuando buscan su voto) se desinteresan de programas que en la práctica son impuestos por los mercados financieros, y de líderes que son menos interesantes que tantos famosos de medio pelo que desfilan por la televisión.
6. Por último, pero quizás lo más importante: los sueldos (dejemos aparte dietas, comisiones, complementos y jubilaciones) que cobran los políticos. El señor Celestino Corbacho, mientras fue presidente de la Diputación provincial de Barcelona, tenía un sueldo anual de 144.000 euros. Dejó el cargo para asumir el de de Ministro de Trabajo en 2008.

Imagen: Helektron

Los Pitufos y la reconstrucción de la figura del padre

pitufos-pelicula
Fui con las niñas a ver Los Pitufos (The Smurfs) y me encontré con una transposición del escenario clásico (ya saben: un producto belga, o sea europeo) a la geografía norteamericana: Nueva York como centro del mundo, encargado de reelaborar el imaginario universal procedente de todas las culturas provenientes de más allá de sus fronteras. Lo mismo pasa con Tintin (ya saben, un producto belga, o sea europeo)
Pero no quería hablar de Peyo ni de Hergé pasados por el turmix gringo sino del padre.

Nada tiene que ver el padre actual, emergiendo de una cultura empapada de cierto feminismo y acosado por un cambio radical del modelo familiar, con aquel al que se dirigía amargamente Kafka en sus Cartas al padre: en menos de 100 años el mundo occidental ha barrido el modelo patriarcal, aquel en el que el padre gobernaba al estilo del Estado absolutista un grupo humano cerrado con mano de hierro aunque a distancia. De la proximidad (física, alimenticia, afectiva…) se ocupaba la madre.
La crisis de este padre autoritario secular puede encontrarse en muchas películas de los años 80 y 90 hasta crear todo un género que hoy día sigue produciendo títulos. Me acuerdo por ejemplo de Un padre en apuros (1996), protagonizada por Arnold Schwarzenegger. Todas ellas cuentan las peripecias de un papá imperfecto que se esfuerza por redimirse ante la mirada decepcionada del hijo que vive con la madre. A veces ni siquiera es necesario el divorcio o la separación para que el niño viva esta decepción y empuje al padre a reivindicarse.

Pero las últimas películas infantiles que he visto apuntan a otro modelo. En lugar de padre torpe que busca acomodo en un rol que le desborda, me he encontrado con padres que lo asumen con aparente naturalidad y consciencia.
Buscando a Nemo (2003) puede considerarse una obra fundacional. El esquema clásico (el hijo que busca con angustia en su interior la figura de un padre protector y justo que muchas veces no encuentra) se invierte. El padre busca al hijo.
Aparte de la ausencia de madre (un dato argumentalmente inimaginable hasta hace muy poco), Marlin se muestra como un padre responsable y eficiente, otro dato argumentalmente inimaginable anteriormente que volvemos a encontrar en Kung-Fu Panda (2008). Pero lo más significativo es la angustia que le genera el cuidado del hijo. Tanto es así que se convierte en motor de toda la película.
La búsqueda de Nemo a través de los océanos (el inconciente) es la escenificación de una angustia interior: ¿seré capaz de cuidar a un hijo?

El padre voluntarioso y aplicado pero internamente inseguro. El aprendiz de padre. El padre impostado, sustituto, que debe asumir el rol materno como pasa en Nemo y Kung Fu Panda 2 (20011)
También estos Pitufos orientan su carga simbólica hacia la reconstrucción de la figura del padre, uno de los elementos más comunes en las películas de animación dirigidas al público más o menos infantil. El personaje decisivo del grupo es Papá Pitufo, guía y mentor del protagonista masculino, un joven ejecutivo a punto de ser padre. Como le pasa a Shrek en la cuarta y definitiva entrega de la serie, tiene su momento de duda cuando reniega de los pitufos (por extensión, del bebé a punto de nacer), aunque con un resultado menos traumático que en Shrek 4

Google Maps pierde la orientación en Menorca

GoogleMaps Menorca
Si usted usa Google Maps para localizar monumentos de carácter histórico, puede divertirse como si participase en una gincana amañada donde la mayoría de pistas son falsas: de los 27 enclaves que configuran la Xarxa Menorca Monumental, tan solo dos están correctamente geolocalizados.
Basta buscar la Naveta des Tudons para encontrarse en el recinto urbano de Ciutadella.
Los otros 25 no existen o están ubicados de forma incorrecta: un 93% de error no está mal para un servicio que según el presidente de Google permite afirmar: «ahora es imposible perderse»

¿Para cuándo el eurobono?

euro
La prima de riesgo española ha superado estos días los 400 puntos en varias ocasiones, un índice que aboca al país al rescate europeo como pasó con Irlanda, Grecia y Portugal.
Aclaremos que la prima de riesgo expresa la diferencia entre la rentabilidad del bono alemán y del español en este caso, a 10 años, siendo el bono de un país la deuda pública de este país que compran los mercados como inversión. Que la prima de riesgo española esté en 400 puntos significa que hay una diferencia de un 4% entre la rentabilidad del bono alemán y el bono español. Digamos (es un ejemplo aproximativo) que los mercados financieros compran deuda alemana cobrando un 2% de interés mientras que a la deuda española le aplican un 6%, 4 puntos porcentuales más.
Aclaremos también que el término rescate implica que el país rescatado pierde su autonomía económica para quedar tutelado o intervenido por instancias internacionales (FMI, BCE) que imponen un ajuste implacable que permite al capital global mayores oportunidades de negocio.

Consecuencia evidente: hay grandes diferencias en la rentabilidad del euro según en qué país se invierta en deuda pública. Y sin embargo todos los países de la eurozona usan la misma moneda y están sometidos a la misma autoridad. Antes del euro, España y los demás países tenían autonomía económica para aplicar sus propias políticas, por ejemplo devaluando la moneda.
No existe tal posibilidad desde el euro, con lo que cada país debe ajustar su economía a las pautas de Alemania, la economía más potente y solvente del grupo. De esta forma los desequilibrios se hacen cada vez mayores, y las primas de riesgo de España o Italia se disparan.

Lo cual nos sitúa frente al absurdo de un mercado común con una moneda común que no tiene una política económica común ni compite en los mercados financieros con una estrategia común.
Por no hablar de aquella Europa social, de la que prácticamente ya nadie se acuerda.

Por contra, la relativa presión inmigratoria ha empujado a Dinamarca a abandonar el acuerdo de Shengen que instituye la libre circulación de personas a lo largo de Europa. De forma paralela, Francia expulsa rumanos y búlgaros e Italia pone en práctica estrategias disuasorias para ahuyentar a nordafricanos huidos de sus países. Resultado: la propia Unión Europea asume la posibilidad de reabrir las fronteras interiores.
Europa es una ficción burocrática que se ha mantenido unida mientras no ha aparecido la crisis. Sin valores identitarios ni posicionamientos internacionales (recuérdese la lentitud a la hora de afrontar las guerras balcánicas) ni una política económica única que permitiese la creación del eurobono. Deuda europea en los mercados financieros, que no podrían así atacar con fuerza economías débiles pero por lo mismo apetitosas como son ahora la española y la italiana.

En su lugar: aumento de la ultraderecha xenófoba y nacionalista como regresión a un escenario todavía más incongruente con la realidad amenazante del capitalismo global.

Todo lo que ha llovido después de Lacan

lacan freudEstoy leyendo sobre Lacan: introducciones, estudios, acercamientos y tal. Textos que me permiten familiarizarme con su terminología (en ocasiones confusa por cuanto se solapa con la clásica de Freud, en ocasiones hermética por su afición a los neologismos y juegos de palabras) y confío en tener ánimo y fuerzas (algunas empresas intelectuales exigen un cierto entrenamiento, una musculatura intelectual) para leer al menos alguno de sus textos fundamentales.
Me choca de nuevo, como siempre me sucediera con Freud, las referencias al triángulo edípico, la ausencia de pene y demás conflictos básicos de una sexualidad que dudo se presente de igual forma hoy día. De acuerdo en que la prohibición del incesto mantiene su valor civilizador y actúa como factor inhibidor que orienta el desarrollo psicológico de la infancia.
Pero la sexualidad observada, vivida, estudiada por Freud poco tiene que ver con la que impregna nuestra vida. La sexualidad burguesa de principios del siglo XX, cargada de puritanismos e hipocresía, de tabúes y fantasías, ha sido sustituida por un paisaje de playas repletas de carne humana (también las más fláccidas) que desacraliza buena parte del cuerpo humano como oscuro objeto del deseo. No hay misterio en esta permanente exhibición de culos y tetas de todas las edades al alcance de la mirada distraída de todos los públicos.
Por no hablar de la normalización (incluso legal) de la homosexualidad masculina y femenina, de los vientres de alquiler, de los papás que asumen un rol tradicionalmente materno, de las familias abiertas o desestructuradas.
¿Es posible entonces que algo del acento puesto en el conflicto sexual originario necesite una revisión que actualice las coordenadas vitales que se han modificado radicalmente?

La familia y la esclava

family-guy
Lo he escrito en femenino pero tendría que haberlo escrito en neutro. Toda familia se basa en una persona que asume el rol de esclav@.
Esta es la observación que llevo confirmando desde hace tiempo: todo grupo familiar tiende a descargar en uno de sus miembros (típicamente, el más débil de la cadena) el trabajo cotidiano que sostiene, en segundo plano, la logística y la infraestructura.

Esta función fue desempeñada durante siglos de familia patriarcal por la esposa/madre. Lavaba, fregaba, compraba, arreglaba, cocinaba. La madre/esposa era la casa, la estabilidad, la seguridad. La referencia en torno a la cual todos los demás miembros (muy especialmente el padre/marido) vivían su propia vida.
La mujer/esposa era la criada. En sentido figurado o real, dependiendo del nivel económico y del carácter del padre/esposo.

Desde hace unas décadas esta función está vacante. No viene de serie con el contrato de pareja o matrimonial. Es cierto que en bastantes casos todavía pervive el esquema tradicional más o menos encubierto, pero esto forma parte del pasado.
La familia moderna no tiene asignado este trabajo porque hoy se considera algo indigno. La conciencia de explotación en el pasado genera el actual rechazo, y nadie asume de forma plena y natural la carga diaria que supone.

La solución, aparte del socorrido recurso de la criada profesional (no importa que sea inmigrante ilegal), consiste en subastar el castigo. Establecer una ronda democrática para asegurarse de que nadie se escabulle, que en la práctica se traduce en un discreto trasvase de pequeñas responsabilidades hacia uno de los miembros (o miembras, Bibiana Aído dixit), como decía, el o la más débil del grupo

Votad, votad, malditos

rajoy-rubalcabaVotar se está volviendo cada vez más difícil, más absurdo. Ahora mismo el PP sube como la espuma y arrasa en encuestas tras haberse metido en el bolsillo la gran mayoría de autonomías, pero su líder no levanta cabeza. Rajoy pasea una valoración negativa que no hay forma de desenterrar, pero basta verlo sonreír desde el anuncio del anticipo de las generales para entender que no le importa.
Lo que importa es ganar, y su partido parece que lo hará por goleada.

En el equipo contrario, mientras, su nuevo líder tiene una excelente cotización en el mercado de los valores carismáticos pero su partido está por los suelos.
Lo cual nos plantea el dilema de qué indicador es más fiable. ¿Tiene sentido votar a un partido de cuya máxima autoridad no nos fiamos? Y al revés, ¿de qué sirve aplaudir a un líder cuando su equipo y su programa nos resultan cuando menos sospechosos?
No sé, igual hay politólogos que tienen una explicación racional y científica para esta aparente esquizofrenia.

Por no hablar del programa, aquella tierra prometida cantada por el mesías Julio Anguita como remedio catártico. Basta ver cómo Rajoy silencia su programa (¿lo tiene?) y Rbcb anuncia el que no ha puesto en marcha durante los 7 años que ha estado en el Gobierno, para entender que esto del programa es una antigualla. Los programas se escriben para no cumplirlos, otra esquizofrenia. Ganar es lo que importa.

El arco iris de los dibujos animados

cartooncolor
Los pitufos son azules, Homer Simpson tira al amarillo y la pantera que enfurecía al inspector Gadget era rosa. Pero, ¿podría ordenarse la galaxia de personajes animados en un espectro de colores?
En Slate lo han intentado, y les ha salido esta ruleta donde incluso los superhéroes encuentran acomodo.

Clic en la imagen para visitar la original interactiva

Bye, bye, AdSense

adsenseNo tengo ganas de polemizar. Para los interesados en la cruzada publicitaria de Google contra los demonios del sexo, me remito al culebrón que en su día protagonizó Mangas Verdes, desgraciadamente todo un clásico.

Los hechos: hace una semana recibí un correo (que proviene de una dirección “que no admite respuestas. No responda a este mensaje”) avisándome de que incumplía las políticas del programa AdSense. Como ejemplo de la infracción citaba el post http://despuesdeg.com/2006/10/26/consoladores-usb del que ni me acordaba. Lo visité y efectivamente este post publicado hace 5 años recogía una selección de dispositivos USB (o puerto serie) con connotación sexual, que según la carta presentaba contenido no apto para menores, concretamente “accesorios y fetiches sexuales”. Me pareció todo un disparate, pero les hice caso (pensaba) y eliminé todas las imágenes, que había descargado en su día de distintos blogs tecnológicos.
Hoy recibo la notificación de que se ha inhabilitado la inserción (algo así como segundo aviso: tarjeta roja) de anuncios AdSense en mi sitio porque sigo contraviniendo la política del programa, y vuelve a citar como ejemplo el mismo bendito post.

En fin, que entre los más de 10.000 posts publicados después de más de 5 años en la blogosfera (y habiendo tenido que cambiar de nombre, de despuesdegoogle a despuesdeg o ddg, porque igualmente Google me amenazó con la excomunión si seguía usando su marca en el nombre o URL de mi sitio), su rastreador ha encontrado un post que considera pecaminoso y puede escandalizar a los anunciantes que se publicitan en AdSense.

Este blog se estrenó con un primer post titulado ¿Hay vida después de Google?
5 años después me gustaría creer que sí. Google ha crecido mucho desde entonces y ha mejorado todavía más. Pero los límites de su poder los pone el usuario, los usuarios. Sin entrar en polémicas ni argumentaciones: dejo AdSense porque me parece que su política es autoritaria.

Los anuncios que hasta ahora insertaba (después de estar dos o tres años sin ninguna publicidad) me daban para pagar el hosting, o sea que voy a plantearme cómo lo mantengo. Si busco otras redes de anunciantes o si dejo el blog para dedicarme, como en otras ocasiones había decidido, a actividades que tengo en stand by.
Fin del mensaje. Corto y fuera.

Boda geek oficiada por un ordenador

invitacion boda
Un tiempo eran solo los sacerdotes o pastores, ministros de Dios, quienes oficiaban bodas religiosas.
Después vinieron los jueces y los alcaldes, representantes de la administración pública o del pueblo, para oficiar bodas civiles.
En el siglo XXI se han añadido las redes sociales como testigos de uniones y desuniones: divorciarse por Facebook

Pero hay más: un ordenador casó el sábado en Texas a Miguel Hanson y Diana Wesley mediante un programa llamado Hanson, encargado de recibir a los contrayentes e invitados y pronunciar las frases de rigor.
La boda no tiene validez legal, pero toso se andará. La pareja geek pionera en este nuevo formato de matrimonio tiene ahora que buscar a un juez que homologue la boda que acaban de celebrar.

Vía Slashdot